Crianza Respetuosa: Diez claves para entenderla (y practicarla) con consciencia y corazón.

Cuando hablamos de una crianza consciente, respetuosa, hay personas que se llevan las manos a la cabeza…

“No puede ser”, me dicen a veces, “que a los niños se les dé siempre todo lo que piden, que les dejemos hacer lo que les de la gana”.

Claro, digo yo entonces: Es que eso no es una crianza respetuosa.

Ocurre a veces que confundimos respeto con descuido, libertad con abandono, espacio propio con falta de atención, atención con sobreprotección…

cole14

La crianza respetuosa es una crianza con consciencia. La crianza con apego, es una crianza desde el corazón, bien conectado, bien ajustado; hacia el corazón de nuestras criaturas.

En estas diez claves, sobre diez malentendidos habituales acerca de la crianza respetuosa, confío aclarar algunas dudas, y ayudar a acercarnos un poquito más a la crianza con consciencia, y corazón.

Diez cosas que la crianza respetuosa no es.

Una Crianza Respetuosa:

  1. No es dejarles hacer todo lo que quieren. Es entender qué necesitan. Saber si aquello que necesitan está dentro de nuestras posibilidades, de las posibilidades de la situación; y si es así, respetar esa necesidad, y darles la libertad necesaria para satisfacerla.
  2. No es darles todo lo que te pidan. Es entender qué te están pidiendo, y por qué. Es estar atentos a si se trata de una necesidad genuina, o no. Es confiar en su autorregulación, y también en nuestra capacidad de percepción, de cuidado. Y darles lo que sintamos que a todos nos viene bien.
  3. No es educar sin límites. Es establecer unos límites justos, adecuados a las situaciones, y a las necesidades: Tanto las de ellos, como las de nosotros.
  4. No es anteponer sus necesidades, todo el tiempo, a las nuestras. Es encontrar el equilibrio, para que en la medida de lo posible, todos seamos felices: Tanto mayores, como pequeños.
  5. No es dejarles solos, solas. Es dejarles el espacio preciso, atentos a si realmente necesitan nuestra intervención. Es permanecer a una distancia adecuada, y estar disponibles para, si la necesitan, ofrecérsela.
  6. No es darles todo el poder de decisión. Es hacerles partícipes del proceso, dejándoles la posibilidad de elección en los asuntos que entendemos que pueden hacerlo. Es estar atentas a qué responsabilidades están preparados para asumir, y darles la oportunidad de asumirlas. Y los adultos, tomar las nuestras.
  7. No es no intervenir. Es estar atentas, muy atentos, a qué realmente necesitan de nosotras, en cada momento. Y dárselo. Es dejarles la oportunidad de equivocarse, de cometer errores, de volverlo a intentar; como parte del aprendizaje. Sin descuidar, sin estorbar.
  8. No es no poner consecuencias a su comportamiento. Es entender qué les hace comportarse así, y hacerles entender también a ellos, en la medida de sus posibilidades, de cada momento. Es proponer consecuencias consecuentes a los motivos de su conducta, y no (o no sólo) al resultado final.
  9. No es evitar los conflictos. Es abordar estos conflictos de manera calmada, consecuente, amorosa; y resolverlos constructivamente, para aprender de ellos todos juntos.
  10. No es tratarlos como si fueran más importantes que nosotras, personas adultas. Es tratarlos, y tratarnos a nosotras mismas, como los seres maravillosos que somos. Es verlos y comprenderlos en toda su belleza, en toda su grandeza, todo su potencial. Y también en toda su fragilidad, toda su necesidad de amor, todo su proceso de aprendizaje. Exactamente igual que nosotros.

20151230_162413

Crianza respetuosa, crianza consciente.

Como en tantos otros aspectos de la vida, difícilmente  vamos a estar siempre conectadas, sabias, calmadas, equilibradas… Para cumplir todos los “requisitos”. No, no somos perfectas ni perfectos. Es, como tantas otras cuestiones, un proceso, de aprendizaje, de autoconocimiento, de crecimiento… Tendremos días y días, momentos y momentos; y lo realmente importante es que pongamos nuestra consciencia en mantener la dirección.

Una crianza respetuosa exige un alto nivel de implicación. Para estar presentes, atentas, conectadas con nosotras y con ellos.

Una crianza respetuosa implica un alto nivel de consciencia. Hacia nosotros mismos, y hacia nuestros hijos. De conocimiento de nuestras capacidades, nuestras necesidades, nuestras emociones… Y de las suyas.

Una crianza respetuosa implica un alto respeto… Hacia nuestros hijos, y hacia nosotras mismas.

Y también, es así cómo la crianza puede ser la mayor oportunidad de crecer en el amor, que nos otorga la vida.

¿Te atreves?

pexels-photo-1683975.jpeg

Photo by Daria Obymaha on Pexels.com

La crianza consciente, como cualquier otro camino de desarrollo personal, está lleno de luces y sombras. Y sentir apoyo, contar con una orientación, puede ser una clave importante para sentirnos más seguras. Criar en tribu es lo natural en la especie humana… Yo te ofrezco diversas formas de acompañamiento en tu criar, para ayudaros a crecer felices:

  • Asesoramiento personalizado en crianza consciente. 
  • Terapia individual para personas adultas. 
  • Terapia infantil.
  • Terapia familiar.
  • Talleres y Grupos de Crianza. 
  • Directos y artículos de acceso gratuito, en mis redes sociales. 

Todas las modalidades (exceptuando la terapia infantil) se pueden realizar en formato on line y presencial.

¿Quieres saber más?

  • Suscríbete a mis redes sociales para estar al día de todas las novedades, artículos y Directos. (tienes los enlaces más abajo)
  • Envíame un correo, o rellena este formulario, y cuéntame qué necesitas.

¡Un abrazo!

Ana Martínez Acosta

AMApsicología

¿Es tan difícil lograr la calma?

Estrategias para encontrar la calma, y que se quede en tu vida.

woman wearing brown shirt inside room
Photo by Felipe Cespedes on Pexels.com

En primer lugar, para lograr estar calmada, debes conocerte: Conocer qué te hace bien, qué hábitos o situaciones te ayudan, a ti, particularmente, a mantener tu calma. No hay dos calmas iguales: Conoce la tuya, y podrás cuidarla mejor.

Igualmente, es importante que conozcas cuáles son los aspectos de tu día a día que te “roban” ese estado de tranquilidad. ¿Qué perturba tu calma? Reconoce cuándo, cómo y por qué la pierdes, y estarás mucho más cerca de poder conservarla.

Por supuesto, habrá varios, o muchos aspectos que perturban tu calma en el día a día, que no podrás cambiar. O no siempre, o no en este preciso momento. Será necesario, entonces, que aprendas a convivir con esos elementos. Estrategias de afrontamiento del estrés, de resiliencia, que te ayuden a aceptar aquello que no puedas cambiar, y a ser feliz, a pesar de ello.

¿Se aprende? Sí, se aprende.

¿Y no es resignación?

No.

Cuando aceptamos, estamos tomando una decisión consciente, proactiva, para integrar aquello que nos sucede como parte de nuestra vida. Lo conocemos, lo reconocemos, y entendemos que forma parte de lo que soy. Al menos, por ahora. Y entonces, puedo aprender de ello.

Cuando nos resignamos, nos colocamos en una posición de víctima. Entendemos que aquello que nos sucede nos supera, nos aplasta, y nos sometemos. Y eso, nos hace sufrir.

Quizás a efectos prácticos, realicemos la misma acción: Pero una persona que acepta, lo hará desde una mirada positiva; y una persona que se resigna, lo hará desde la tristeza, el odio o el rencor. Y esto marca una gran diferencia.

backlit beach clouds dark
Photo by Pixabay on Pexels.com

¿Y qué hago con las cosas que sí se podrían cambiar?

Cámbialas.

Nada más simple. Hay que ser valiente.

Pero, ¿y si no puedo…?

Entonces, acéptalas.

¡Pero es que me hacen sufrir!

¡Ah! Ya lo dice un gran maestro: “Lo fácil es sufrir”…

J.M. García García. “Lo fácil es sufrir”, Ed. Alegoría

Tú decides…

La calma, tu calma, está en tus manos.

Y en AMApsicologia te ayudamos a logralo: 

Encuentra aquí más información sobre nuestro Asesoramiento Personalizado para Encontrar la Calma (y que se quede en tu vida).

afterglow avian backlit birds

 

 

Asesoramiento personalizado: Cómo encontrar la calma (y hacer que se quede en tu vida)

Cinco sesiones para trabajar tu calma interior

de forma efectiva.

 

back view beach clouds dawn
Photo by Riccardo Bresciani on Pexels.com

Trabaja tu calma en mi programa personalizado en sólo cinco sesiones, de cincuenta minutos, presenciales u online.

Cada una de ellas, con un objetivo concreto:

  • 1ª sesión: IDENTIFICAR los hábitos o situaciones de tu vida que te aportan bienestar, y aquellos que te perjudican.
  • 2ª sesión: CAMBIAR aquellos hábitos o situaciones que perjudican tu tranquilidad. Elaboraremos un plan de acción para ayudarte a conseguirlo.
  • 3ª sesión: ACEPTAR aquellas circunstancias que no puedes cambiar en tu vida, o al menos, no en este momento. Trabajamos estrategias de afrontamiento del estrés, y desarrollo de la resiliencia, para ayudarte a convivir con ellas y seguir siendo feliz.
  • 4ª sesión: REVISAR el proceso. Tras aplicar los tres primeros pasos, revisamos qué está funcionando, y modificamos aquello que siga bloqueado.
  • 5ª sesión: ASEGURAR la continuidad del proceso. Creamos un compromiso, contigo mismo, para que sigas llevando a cabo las estrategias de CAMBIO y ACEPTACIÓN, en tu día a día.

Estas sesiones las agendamos de forma personalizada, atendiendo a tus necesidades y el tiempo que decidas dedicarle al proceso: Podemos realizar las tres primeras sesiones en una semana, y finalizar el proceso en quince días; o podemos espaciar el tiempo entre sesiones para trabajar en tu proceso de cambio, como máximo, durante dos meses. 

backlit balance beach cloud
Photo by Pixabay on Pexels.com

Una vez terminado el proceso, estaré disponible durante un mes más, a través del correo electrónico, para hacer un SEGUIMIENTO. De esta forma seguimos ayudándote a cumplir con tu compromiso, y resolviendo posibles dudas que puedan surgir por el camino. 

Al finalizar este mes de seguimiento, volvemos a revisar el compromiso para confirmar que todo va bien, y de esta forma dar por finalizado tu Asesoramiento Personal. O bien, si es oportuna una segunda vuelta del proceso, o tal vez profundizar a través de otras técnicas terapéuticas, si fuera necesario.

Cada una de las cinco sesiones del asesoramiento personalizado, tiene un coste de 30€. El pago se realiza de una sola vez, al comienzo del proceso. 

¿Quieres saber más?

¡Te lo explico en este vídeo!

Sí, quiero reservar mi plaza para un “Asesoramiento Personalizado para encontrar la calma (y que ésta se quede en mi vida)”.

¡Enhorabuena! Ya has comenzado. Envía este formulario, y nos pondremos en contacto contigo para enviarte más información, si la necesitas; y empezar cuanto antes tu proceso de cambio. 

Abundancia

20151230_162512

No siempre las cosas son fáciles.

No siempre fluyen las energías como desearíamos, como sentimos que necesitamos. Este pequeño texto, escrito hace unos años, en un momento que después resultó ser muy especial; es un homenaje a la abundancia. Un llamado. La aceptación del vacío, como condición indispensable para recibir lo nuevo. 

Este texto, escrito hace algunos años, surgió espontáneamente, justo el día antes de saber que estaba embarazada. 

Lo comparto, con amor. 

 

“A veces la abundancia es algo tan simple como poner el mantel bueno, cubriendo la mesa entera.

O abrir todos los cojines del sofá, y estirarse como si fuera una cama para dos en mitad del salón. O más.

A veces la abundancia es añadir un toque de canela a las albóndigas, o una hoja de menta en el té.

O, sencillamente, abrir esa mañana más los ojos, porque cuanto más los entrecerramos, más mundo queda cubiertos por los párpados.

 

Hay veces que encontramos la abundancia en la nada absoluta. En el silencio. En la penumbra. En la suspensión de los sentidos que provoca dejarse mecer, flotando, en la superficie salada de un mar sin olas.

En las tardes eternas de verano en las que las horas se desgranan en un vacío perezoso, cómodo de existir.

En el aire de las montañas que no trae sonido alguno.

 

En el privilegio de una habitación vacía.

De un lienzo en blanco.

De una hoja de papel

sin estrenar.”

 

Como las olas del mar, la abundancia llega cuando se retira aquello que ya no nos sirve.

El aprendizaje, muchas veces, está en saber cómo dejar ir, para recibir. 

Feliz año Nuevo…

20151230_162508

Ana Martínez Acosta

Psicóloga
Crianza Consciente, Vida Consciente
http://www.amapsicologia.org

Mamá, ¿Existen los Reyes Magos?

niñapensando

Todavía no.

Pero sé que, ni pronto ni tarde, cuando a mi hija le de por pensar, por atar cabos; y le desaparezca una pizca del velo de ilusión que le tiñe el mundo magia, nos hará la temida pregunta.

Habrá crecido.

Más de lo que nos imaginamos.

Me imagino la punzada de dolorcito, del paso del tiempo, que nos avisará de que la infancia va quedándose, poco a poco e irremediablemente, detrás. Y el orgullo, también, de sentir que nuestra pequeña se hace saludablemente grande.

Nos mirará con sus ojos infinitos de cielo, y querrá saber.

Tal vez no sea la primera vez que pregunte. Pero algo nos dirá, que esta es la definitiva.

regalodorado

 

… Y me imagino…

Que la tomaré de la mano,

Y la llevaré fuera, a la ventana, a mirar el parque.

Es una mañana de Reyes, el sol ilumina sobre el frío de enero, y las familias han salido todas juntas, a disfrutar de los juguetes recién estrenados.

Le diré, “¿Qué ves, mi vida?

Y ella, me dirá, “Niños.”

Le diré, “¿Qué más?”

Me dirá, “Están jugando con sus juguetes nuevos”

… Cochecitos, muñecas, pelotas, patines, bicicletas, teledirigidos, peluches, walkie-talkies…

“…¿Y qué más?”

Seguramente, ella esté triste. Seguramente, no querrá seguir el juego…

Yo la ayudaré:

“Mira bien, cielo. Mira: Niños, niñas, juguetes… Y sus mamás, sus papás; abuelitos, abuelitas, titas… ¿los ves? Están allí, un poco más allá, ¿ves cómo los miran jugar? ¿Ves cómo se sonríen, cómo se aprietan la mano, suavito, como si ellos también, estuvieran celebrando un juego?

 

“Míralos… Seguramente, habrá muchos que trabajen largas horas, en algún empleo aburrido y cansado, para poder conseguir lo que están mirando esta mañana. Seguramente, te lo aseguro, muchos ni siquiera habrán podido conseguirlo ellos mismos, porque no tienen ni un empleo aburrido, ni un empleo estupendo, ni nada, y habrán necesitado de la ayuda de muchas otras personas para lograr esa sonrisa en sus hijas. Muchos de ellos no han recibido regalos, ellos mismos, porque no se podía para más… Y lo que había, era para los peques. O no, y lo han tenido fácil, fácil el comprar tanta ilusión y belleza, y hoy lo celebran mirando a sus hijos jugar, jugando con ellos, como todas las demás familias.

juguetes

Sea como sea, en cada una de esas casas, ha habido alguien que se ha levantado de madrugada, ha abierto un armario, o una caja en el trastero, o el maletero de un coche, y ha colocado, con todo su amor, un regalo en el salón de casa. Luego, han mirado las caritas de los niños dormidos, y se han emocionado soñando, ellos también, con la ilusión de la mañana siguiente. Da igual cuántas horas hayan tenido que trabajar antes, da igual los malabares que hayan tenido que hacer, o no, para lograr ese regalo, por pequeñito que sea… La mañana de Reyes será una mañana mágica, por ellos, y para todos.

…Me preguntas si existen los Reyes Magos, mi vida… Sí, existen. Mira bien: El parque está lleno de ellos.”

reymago

 

Me imagino que lo entenderá. Más, o menos, pero entenderá que es un momento importante, también mágico, de ritual, de cambio.

Seguiremos creyendo en los Reyes Magos. Pero de ahora en adelante, ella tendrá, también, el privilegio y el honor de ser uno de ellos.

christmas-family2

Ana Martínez Acosta

Psicóloga infantil y familiar

Crianza Consciente, Vida Consciente.

http://www.amapsicologia.org

 

Esta Navidad, regala a tus hijos lo que realmente necesitan: Sé feliz.

 

20151216_152601

Esta Navidad, puedes comprar regalos. Regalos caros, o regalos sencillos. Esta Navidad, puedes pasar más tiempo con los tuyos, darles más abrazos, visitar Belenes, o a Papá Noel en el centro comercial. Esta Navidad, puedes hacer colas interminables para patinar en el hielo, o ir a ver las luces en las calles, ir a visitar a los abuelos, hacer un gran viaje, o quedarte en casa.

Esta Navidad puedes hacer muchas cosas. O tal vez no tantas: Puede que acabes de ser mamá por primera, segunda o tercera vez. Puede que hayas tenido un parto complicado, o no, que tu nuevo bebé te ocupe todas las horas preciosas que te encantaría dedicar también a tus hijos mayores. Puede que tengas un trabajo que no te permita eso que parece tan complicado, “conciliar” la vida familiar y la laboral; puede que esta Navidad estés trabajando en los turnos que nadie quiere, precisamente porque eres mujer, y madre, y acabas de regresar de una baja por maternidad; y los demás te llevan la delantera. O que seas papá, y que tengas que hacer todos los turnos que nadie quiere, precisamente porque eres hombre, porque eres padre, y porque nadie más en casa puede compartir contigo la responsabilidad de llevar un sueldo a casa, para poder vivir.

Pueden… Tantas cosas.

Y en mitad de todas nuestras posibilidades, nuestro deseo más importante: Que nuestros hijos pasen la mejor Navidad del mundo.

Y por ellos trabajamos, o no, nos quedamos en casa, o no; compramos regalos, jugamos con ellos, visitamos belenes, papá noeles y luces de Navidad…

Y nos “sacrificamos” por ellos…

heart-947440__180

¿Qué necesitan nuestros hijos de nosotros?

A nosotros.

Pero no un “nosotros” cualquiera. Un nosotros que sea capaz de transmitir la misma felicidad, que queremos para ellos. Que sea capaz de realmente estar ahí, cuando estemos, aunque sea un ratito antes de que despierte el nuevo bebé, o antes de que se acuesten ellos, al volver de trabajar. Que sea capaz de realmente jugar, y bailar, y sonreír, y abrazar… Desde el corazón, de verdad, sintiendo lo que hacemos.

Y para poder hacer esto, es mucho más fácil (yo no conozco otra manera…), siendo un adulto feliz.

No sirve de nada sentir que nos “sacrificamos” por nuestros hijos. Ellos no van a ver (solamente) la gran casa de muñecas que le hemos puesto bajo el árbol… …Van a ver nuestra expresión de cansancio, por todas las horas extra que hemos tenido que hacer, para poder comprarla.

No van a entender por qué estamos enfadadas, si nos hemos venido directamente del trabajo a casa, para pasar el máximo tiempo posible con ellos, sin tomarnos siquiera el lujo momentáneo de unirnos a las compis de trabajo, que se quedaban a tomar una copa o dos. Con las ganas (en realidad) que tenía de quedarme aunque fuera un ratito.

Y además, existe el peligro de creer, que ellos han de entender que sí, estamos cansados, estresados y refunfuñones, pero que lo hacemos por ellos. ¡No nos equivoquemos! A ellos no les sirve de nada eso. O sí, les sirve, para sentir el enorme peso de la responsabilidad, de ser (¡encima!) los causantes de nuestro cansancio (“¡Lo que tengo que hacer por ti…!” “Lo que tiene que hacer por mi…” Glups.)

Tal vez, una casita menos grande, una noche sin el besito de mamá; y una sonrisa desde el corazón, de un papá menos cansado, de una mamá más relajada (aunque sea a la mañana siguiente)… Serían un regalo mucho mejor.

mother-1039765__180

Un adulto feliz es una persona paciente. Un adulto feliz es una persona creativa, con ganas de jugar, de experimentar, de dejarse llevar. Un adulto feliz, es una persona que puede disfrutar del momento presente, con mucha más facilidad que un adulto infeliz, agotado, sin alegría.

Esta Navidad, podemos hacer muchas cosas. Y lo más grande que podemos hacer, es decidir qué queremos hacer con todo eso que tenemos. Con todo lo que nos rodea. Con nuestras circunstancias, mejores o peores, o incluso terribles… Siempre, siempre, tenemos poder para decidir cómo afronto, cómo me tomo, lo que me está sucediendo.

Y el regalo más grande que podemos entregar a nuestros hijos, en esta Navidad, y siempre, es decidir ser felices. Lo demás, llega solo.

sunset-801933__180

¡Ah! Viene entonces la gran pregunta, quizás…

…¿Cómo hago, para ser feliz?

Buen comienzo.

Bienvenida a ti.

(Tus hijos te agradecerán el viaje)

Feliz Navidad.

image (1)

Ana Martínez Acosta

 Psicóloga. Especialista en Crianza Consciente.
http://www.AMApsicologia.org

Comprender para Educar: Gestión Emocional para Educadores

TallerGEeducadores
Términos como “Inteligencia Emocional”, “Educación en Emociones”, “Resolución de conflictos”… Están insertos en nuestro día a día como profesionales. Pero, ¿Sabemos realmente qué son las emociones? ¿Para qué sirven? ¿Cómo podemos ayudar a canalizar un enfado, una rabieta, una agresión? ¿Cómo gestionar estos procesos dentro de un grupo de niñas y niños?… 
Es complicado, muchas veces, dar cabida a los procesos emocionales de los niños y niñas, dentro de la dinámica de una escuela. Incluso, cuando esa escuela está enmarcada dentro de la pedagogía libre, contando con unas características que facilitan mucho este acompañamiento emocional; las personas adultas que cuidan de los procesos del grupo infantil, necesitan recursos, herramientas, y sobre todo, una formación personal, que les capacite para integrar este acompañamiento emocional en su día a día.
Con este taller de formación, se pretende tomar una mayor conciencia sobre los procesos emocionales en los niños, y la importancia para el desarrollo de los mismos, y del grupo; que tiene saber acoger estos procesos, sostenerlos, acompañarlos, y ayudar a gestionarlos de forma constructiva: Desde el respeto y el amor.
GEeducadores2

Taller de Gestión Emocional para una Crianza Respetuosa

carteltallerGEfamilias2015

El sábado 28 de noviembre tenemos una cita en el maravilloso espacio de Casa Escuela Caracoles, para pasar una mañana agradable y explorar juntos el mundo de las emociones… Para poder gestionar mejor las de nuestros hijos, y resolver conflictos de forma respetuosa.

Ejercicios vivenciales, individuales y en grupo,  nos ayudarán a conectar con nuestro mundo emocional, y desde ahí, comprender mejor el de nuestros hijos e hijas.

P1060351

Veremos recursos y herramientas para un buen acompañamiento en las “rabietas” infantiles, las tristezas, los miedos, y. también las alegrías de nuestros peques.

Estudiaremos experiencias compartidas, y ayudaremos a dar una visión nueva ante dificultades de la vida diaria en familia; buscando la sabiduría grupal y el empoderamiento de cada uno de nosotros y nosotras, como los mejores padres y madres, para nuestros hijos.

Dirigido a: Padres y madres, con hijos de cualquier edad; o aún por venir… (¡embarazadas y                   sus parejas bienvenidas!)

Horario:   10’00 a 14’00h, con un descanso a media mañana. Se ruega puntualidad.

Cuota:      30€ por persona  (50€ por pareja)

Facilita:   Ana Martínez Acosta. Psicóloga infantil y familiar,  especialista en Crianza Respetuosa.

Reserva de plaza: Envía un correo a anavuela@gmail.com, con el asunto “Taller Gestión         Emocional“. Necesario el abono del 50% de la cuota para realizar la                                              inscripción.

El periodo de inscripción finaliza el lunes 23 de noviembre, ¡no te quedes sin tu plaza!

Para más información: 654 72 61 84.

cropped-cropped-fotos-ordenador-papc3a1-038.jpg

conectar, sanar, amar

Nace MandalaSana

cropped-cropped-logo_mandalasana_fondo3.png

En el camino hacia un modelo de salud más humanizadointegrador de los aspectos físico, emocional, mental y energético; AMA Psicología ha encontrado nuevos compañeros de viaje:

  • Sonia Núñez González, médica de familia y homeópata;
  • Diego Morales de Miguel, profesor de Yoga, y terapeuta en EFT;
  • Carmen Madero Cano, maestra Reiki y terapeuta en bioenergética;

… y ahora formamos el equipo MandalaSana, espacio integral de salud para niños y familias.

 Podéis encontrar más información sobre nuestras actividades en facebook y en la web; y si queréis asistir en directo a la presentación de MandalaSana, nos vemos este sábado, día 3 de octubre, en la I Jornada de Crianza Respetuosa de Sevilla #jornadacrianzaSVQ

Allí estaremos con las siguientes actividades:

  • 11h Charla en nuestro Stand: “Crianza Consciente: Creciendo en el Amor“, por Ana Martínez;
  • 13’30, 16’00 y 17’00h, en nuestro Stand: Reiki para niños, por Diego Morales y Carmen Madero;
  • 13’30h, en la zona de talleres infantiles, Danza en Familia, por Ana Martínez;
  • 19’00hCharla en nuestro Stand, “Bolitas Mágicas, Qué es la Homeopatía?“, por Sonia Núñez.
 

Además, nuestro stand está abierto para todas las familias, un espacio de tranquilidad en el que poder tomar un té, leer un cuento, amamantar… Y por supuesto, obtener toda la información acerca de nuestro proyecto, el equipo y las actividades de MandalaSana.

Os esperamos, con el corazón dispuesto y mucha ilusión!

Ana Martínez Acosta

Psicóloga, especialista en Familia y Crianza Consciente