Abundancia

20151230_162512

No siempre las cosas son fáciles.

No siempre fluyen las energías como desearíamos, como sentimos que necesitamos. Este pequeño texto, escrito hace unos años, en un momento que después resultó ser muy especial; es un homenaje a la abundancia. Un llamado. La aceptación del vacío, como condición indispensable para recibir lo nuevo. 

Este texto, escrito hace algunos años, surgió espontáneamente, justo el día antes de saber que estaba embarazada. 

Lo comparto, con amor. 

 

“A veces la abundancia es algo tan simple como poner el mantel bueno, cubriendo la mesa entera.

O abrir todos los cojines del sofá, y estirarse como si fuera una cama para dos en mitad del salón. O más.

A veces la abundancia es añadir un toque de canela a las albóndigas, o una hoja de menta en el té.

O, sencillamente, abrir esa mañana más los ojos, porque cuanto más los entrecerramos, más mundo queda cubiertos por los párpados.

 

Hay veces que encontramos la abundancia en la nada absoluta. En el silencio. En la penumbra. En la suspensión de los sentidos que provoca dejarse mecer, flotando, en la superficie salada de un mar sin olas.

En las tardes eternas de verano en las que las horas se desgranan en un vacío perezoso, cómodo de existir.

En el aire de las montañas que no trae sonido alguno.

 

En el privilegio de una habitación vacía.

De un lienzo en blanco.

De una hoja de papel

sin estrenar.”

 

Como las olas del mar, la abundancia llega cuando se retira aquello que ya no nos sirve.

El aprendizaje, muchas veces, está en saber cómo dejar ir, para recibir. 

Feliz año Nuevo…

20151230_162508

Ana Martínez Acosta

Psicóloga
Crianza Consciente, Vida Consciente
http://www.amapsicologia.org
Anuncios

Mamá, ¿Existen los Reyes Magos?

niñapensando

Todavía no.

Pero sé que, ni pronto ni tarde, cuando a mi hija le de por pensar, por atar cabos; y le desaparezca una pizca del velo de ilusión que le tiñe el mundo magia, nos hará la temida pregunta.

Habrá crecido.

Más de lo que nos imaginamos.

Me imagino la punzada de dolorcito, del paso del tiempo, que nos avisará de que la infancia va quedándose, poco a poco e irremediablemente, detrás. Y el orgullo, también, de sentir que nuestra pequeña se hace saludablemente grande.

Nos mirará con sus ojos infinitos de cielo, y querrá saber.

Tal vez no sea la primera vez que pregunte. Pero algo nos dirá, que esta es la definitiva.

regalodorado

 

… Y me imagino…

Que la tomaré de la mano,

Y la llevaré fuera, a la ventana, a mirar el parque.

Es una mañana de Reyes, el sol ilumina sobre el frío de enero, y las familias han salido todas juntas, a disfrutar de los juguetes recién estrenados.

Le diré, “¿Qué ves, mi vida?

Y ella, me dirá, “Niños.”

Le diré, “¿Qué más?”

Me dirá, “Están jugando con sus juguetes nuevos”

… Cochecitos, muñecas, pelotas, patines, bicicletas, teledirigidos, peluches, walkie-talkies…

“…¿Y qué más?”

Seguramente, ella esté triste. Seguramente, no querrá seguir el juego…

Yo la ayudaré:

“Mira bien, cielo. Mira: Niños, niñas, juguetes… Y sus mamás, sus papás; abuelitos, abuelitas, titas… ¿los ves? Están allí, un poco más allá, ¿ves cómo los miran jugar? ¿Ves cómo se sonríen, cómo se aprietan la mano, suavito, como si ellos también, estuvieran celebrando un juego?

 

“Míralos… Seguramente, habrá muchos que trabajen largas horas, en algún empleo aburrido y cansado, para poder conseguir lo que están mirando esta mañana. Seguramente, te lo aseguro, muchos ni siquiera habrán podido conseguirlo ellos mismos, porque no tienen ni un empleo aburrido, ni un empleo estupendo, ni nada, y habrán necesitado de la ayuda de muchas otras personas para lograr esa sonrisa en sus hijas. Muchos de ellos no han recibido regalos, ellos mismos, porque no se podía para más… Y lo que había, era para los peques. O no, y lo han tenido fácil, fácil el comprar tanta ilusión y belleza, y hoy lo celebran mirando a sus hijos jugar, jugando con ellos, como todas las demás familias.

juguetes

Sea como sea, en cada una de esas casas, ha habido alguien que se ha levantado de madrugada, ha abierto un armario, o una caja en el trastero, o el maletero de un coche, y ha colocado, con todo su amor, un regalo en el salón de casa. Luego, han mirado las caritas de los niños dormidos, y se han emocionado soñando, ellos también, con la ilusión de la mañana siguiente. Da igual cuántas horas hayan tenido que trabajar antes, da igual los malabares que hayan tenido que hacer, o no, para lograr ese regalo, por pequeñito que sea… La mañana de Reyes será una mañana mágica, por ellos, y para todos.

…Me preguntas si existen los Reyes Magos, mi vida… Sí, existen. Mira bien: El parque está lleno de ellos.”

reymago

 

Me imagino que lo entenderá. Más, o menos, pero entenderá que es un momento importante, también mágico, de ritual, de cambio.

Seguiremos creyendo en los Reyes Magos. Pero de ahora en adelante, ella tendrá, también, el privilegio y el honor de ser uno de ellos.

christmas-family2

Ana Martínez Acosta

Psicóloga infantil y familiar

Crianza Consciente, Vida Consciente.

http://www.amapsicologia.org

 

Esta Navidad, regala a tus hijos lo que realmente necesitan: Sé feliz.

 

20151216_152601

Esta Navidad, puedes comprar regalos. Regalos caros, o regalos sencillos. Esta Navidad, puedes pasar más tiempo con los tuyos, darles más abrazos, visitar Belenes, o a Papá Noel en el centro comercial. Esta Navidad, puedes hacer colas interminables para patinar en el hielo, o ir a ver las luces en las calles, ir a visitar a los abuelos, hacer un gran viaje, o quedarte en casa.

Esta Navidad puedes hacer muchas cosas. O tal vez no tantas: Puede que acabes de ser mamá por primera, segunda o tercera vez. Puede que hayas tenido un parto complicado, o no, que tu nuevo bebé te ocupe todas las horas preciosas que te encantaría dedicar también a tus hijos mayores. Puede que tengas un trabajo que no te permita eso que parece tan complicado, “conciliar” la vida familiar y la laboral; puede que esta Navidad estés trabajando en los turnos que nadie quiere, precisamente porque eres mujer, y madre, y acabas de regresar de una baja por maternidad; y los demás te llevan la delantera. O que seas papá, y que tengas que hacer todos los turnos que nadie quiere, precisamente porque eres hombre, porque eres padre, y porque nadie más en casa puede compartir contigo la responsabilidad de llevar un sueldo a casa, para poder vivir.

Pueden… Tantas cosas.

Y en mitad de todas nuestras posibilidades, nuestro deseo más importante: Que nuestros hijos pasen la mejor Navidad del mundo.

Y por ellos trabajamos, o no, nos quedamos en casa, o no; compramos regalos, jugamos con ellos, visitamos belenes, papá noeles y luces de Navidad…

Y nos “sacrificamos” por ellos…

heart-947440__180

¿Qué necesitan nuestros hijos de nosotros?

A nosotros.

Pero no un “nosotros” cualquiera. Un nosotros que sea capaz de transmitir la misma felicidad, que queremos para ellos. Que sea capaz de realmente estar ahí, cuando estemos, aunque sea un ratito antes de que despierte el nuevo bebé, o antes de que se acuesten ellos, al volver de trabajar. Que sea capaz de realmente jugar, y bailar, y sonreír, y abrazar… Desde el corazón, de verdad, sintiendo lo que hacemos.

Y para poder hacer esto, es mucho más fácil (yo no conozco otra manera…), siendo un adulto feliz.

No sirve de nada sentir que nos “sacrificamos” por nuestros hijos. Ellos no van a ver (solamente) la gran casa de muñecas que le hemos puesto bajo el árbol… …Van a ver nuestra expresión de cansancio, por todas las horas extra que hemos tenido que hacer, para poder comprarla.

No van a entender por qué estamos enfadadas, si nos hemos venido directamente del trabajo a casa, para pasar el máximo tiempo posible con ellos, sin tomarnos siquiera el lujo momentáneo de unirnos a las compis de trabajo, que se quedaban a tomar una copa o dos. Con las ganas (en realidad) que tenía de quedarme aunque fuera un ratito.

Y además, existe el peligro de creer, que ellos han de entender que sí, estamos cansados, estresados y refunfuñones, pero que lo hacemos por ellos. ¡No nos equivoquemos! A ellos no les sirve de nada eso. O sí, les sirve, para sentir el enorme peso de la responsabilidad, de ser (¡encima!) los causantes de nuestro cansancio (“¡Lo que tengo que hacer por ti…!” “Lo que tiene que hacer por mi…” Glups.)

Tal vez, una casita menos grande, una noche sin el besito de mamá; y una sonrisa desde el corazón, de un papá menos cansado, de una mamá más relajada (aunque sea a la mañana siguiente)… Serían un regalo mucho mejor.

mother-1039765__180

Un adulto feliz es una persona paciente. Un adulto feliz es una persona creativa, con ganas de jugar, de experimentar, de dejarse llevar. Un adulto feliz, es una persona que puede disfrutar del momento presente, con mucha más facilidad que un adulto infeliz, agotado, sin alegría.

Esta Navidad, podemos hacer muchas cosas. Y lo más grande que podemos hacer, es decidir qué queremos hacer con todo eso que tenemos. Con todo lo que nos rodea. Con nuestras circunstancias, mejores o peores, o incluso terribles… Siempre, siempre, tenemos poder para decidir cómo afronto, cómo me tomo, lo que me está sucediendo.

Y el regalo más grande que podemos entregar a nuestros hijos, en esta Navidad, y siempre, es decidir ser felices. Lo demás, llega solo.

sunset-801933__180

¡Ah! Viene entonces la gran pregunta, quizás…

…¿Cómo hago, para ser feliz?

Buen comienzo.

Bienvenida a ti.

(Tus hijos te agradecerán el viaje)

Feliz Navidad.

image (1)

Ana Martínez Acosta

 Psicóloga. Especialista en Crianza Consciente.
http://www.AMApsicologia.org

Comprender para Educar: Gestión Emocional para Educadores

TallerGEeducadores
Términos como “Inteligencia Emocional”, “Educación en Emociones”, “Resolución de conflictos”… Están insertos en nuestro día a día como profesionales. Pero, ¿Sabemos realmente qué son las emociones? ¿Para qué sirven? ¿Cómo podemos ayudar a canalizar un enfado, una rabieta, una agresión? ¿Cómo gestionar estos procesos dentro de un grupo de niñas y niños?… 
Es complicado, muchas veces, dar cabida a los procesos emocionales de los niños y niñas, dentro de la dinámica de una escuela. Incluso, cuando esa escuela está enmarcada dentro de la pedagogía libre, contando con unas características que facilitan mucho este acompañamiento emocional; las personas adultas que cuidan de los procesos del grupo infantil, necesitan recursos, herramientas, y sobre todo, una formación personal, que les capacite para integrar este acompañamiento emocional en su día a día.
Con este taller de formación, se pretende tomar una mayor conciencia sobre los procesos emocionales en los niños, y la importancia para el desarrollo de los mismos, y del grupo; que tiene saber acoger estos procesos, sostenerlos, acompañarlos, y ayudar a gestionarlos de forma constructiva: Desde el respeto y el amor.
GEeducadores2

Taller de Gestión Emocional para una Crianza Respetuosa

carteltallerGEfamilias2015

El sábado 28 de noviembre tenemos una cita en el maravilloso espacio de Casa Escuela Caracoles, para pasar una mañana agradable y explorar juntos el mundo de las emociones… Para poder gestionar mejor las de nuestros hijos, y resolver conflictos de forma respetuosa.

Ejercicios vivenciales, individuales y en grupo,  nos ayudarán a conectar con nuestro mundo emocional, y desde ahí, comprender mejor el de nuestros hijos e hijas.

P1060351

Veremos recursos y herramientas para un buen acompañamiento en las “rabietas” infantiles, las tristezas, los miedos, y. también las alegrías de nuestros peques.

Estudiaremos experiencias compartidas, y ayudaremos a dar una visión nueva ante dificultades de la vida diaria en familia; buscando la sabiduría grupal y el empoderamiento de cada uno de nosotros y nosotras, como los mejores padres y madres, para nuestros hijos.

Dirigido a: Padres y madres, con hijos de cualquier edad; o aún por venir… (¡embarazadas y                   sus parejas bienvenidas!)

Horario:   10’00 a 14’00h, con un descanso a media mañana. Se ruega puntualidad.

Cuota:      30€ por persona  (50€ por pareja)

Facilita:   Ana Martínez Acosta. Psicóloga infantil y familiar,  especialista en Crianza Respetuosa.

Reserva de plaza: Envía un correo a anavuela@gmail.com, con el asunto “Taller Gestión         Emocional“. Necesario el abono del 50% de la cuota para realizar la                                              inscripción.

El periodo de inscripción finaliza el lunes 23 de noviembre, ¡no te quedes sin tu plaza!

Para más información: 654 72 61 84.

cropped-cropped-fotos-ordenador-papc3a1-038.jpg

conectar, sanar, amar

Nace MandalaSana

cropped-cropped-logo_mandalasana_fondo3.png

En el camino hacia un modelo de salud más humanizadointegrador de los aspectos físico, emocional, mental y energético; AMA Psicología ha encontrado nuevos compañeros de viaje:

  • Sonia Núñez González, médica de familia y homeópata;
  • Diego Morales de Miguel, profesor de Yoga, y terapeuta en EFT;
  • Carmen Madero Cano, maestra Reiki y terapeuta en bioenergética;

… y ahora formamos el equipo MandalaSana, espacio integral de salud para niños y familias.

 Podéis encontrar más información sobre nuestras actividades en facebook y en la web; y si queréis asistir en directo a la presentación de MandalaSana, nos vemos este sábado, día 3 de octubre, en la I Jornada de Crianza Respetuosa de Sevilla #jornadacrianzaSVQ

Allí estaremos con las siguientes actividades:

  • 11h Charla en nuestro Stand: “Crianza Consciente: Creciendo en el Amor“, por Ana Martínez;
  • 13’30, 16’00 y 17’00h, en nuestro Stand: Reiki para niños, por Diego Morales y Carmen Madero;
  • 13’30h, en la zona de talleres infantiles, Danza en Familia, por Ana Martínez;
  • 19’00hCharla en nuestro Stand, “Bolitas Mágicas, Qué es la Homeopatía?“, por Sonia Núñez.
 

Además, nuestro stand está abierto para todas las familias, un espacio de tranquilidad en el que poder tomar un té, leer un cuento, amamantar… Y por supuesto, obtener toda la información acerca de nuestro proyecto, el equipo y las actividades de MandalaSana.

Os esperamos, con el corazón dispuesto y mucha ilusión!

Ana Martínez Acosta

Psicóloga, especialista en Familia y Crianza Consciente

El espacio terapeutico

IMAG0030

Nuestra consulta está situada en el barrio de Santa Clara, en Sevilla.

El entorno de ciudad jardín, lleno de árboles y plantas, colabora en la sensación de calma que queremos conseguir también en el espacio interior. Por ello, los materiales son de fibras naturales, y trabajamos sobre alfombras y colchones en el suelo.

El contacto con uno mismo se puede lograr a través de varios caminos, y la cercanía a la naturaleza, y la tierra, es uno de ellos. Caminar descalzos, tumbarse en el suelo, mojar las manos en agua, oler la tierra húmeda, o dejarse mojar por la lluvia, son gestos pequeños que pueden ayudarnos a encontrar esta conexión interior.

En este gabinete, tomamos el espacio natural que nos rodea como parte del trabajo terapéutico, haciéndolo partícipe del camino hacia el encuentro con uno mismo.

Quinto Encuentro: Buscando alternativas en la educación formal

Martes, 13 de enero – Quinto encuentro: Otra Educación.

En este encuentro, comenzamos a tratar otro de los grandes temas sobre la mesa de las familias comprometidas con una educación respetuosa de su prole en casa: ¿Qué ocurre con esa educación fuera  de casa y de la familia?

Por ser un grupo de familias en diferentes situaciones de escolarización (algunas en Casa Escuela Caracoles, referencia de una escuela infantil de educación respetuosa; otras en colegios públicos o privados de educación tradicional), repasamos las circunstancias de cada elección, y las consecuencias de cada una, basada en nuestras experiencias hasta ahora.

Pusimos sobre la mesa las razones que nos impulsan a buscar “otro” tipo de educación para nuestras familias, y que son las mismas por las que decidimos respetar los ritmos naturales de nuestra prole en casa. Igualmente, revisamos dudas que nos surgen cuando tomamos este camino, que parece “arriesgado” en cuanto a diferente: Diferentes ritmos de enseñanza de contenidos, diferente socialización, por ser grupos mucho más reducidos… E intentamos aclarar estos miedos desde lo que nos enseña la experiencia en educación libre y pedagogía activa, así como en los modelos educativos de otros países, más cercanos a estas alternativas.

A la hora de elegir este camino alternativo para la educación formal de nuestros niños y niñas, nos encontramos con tres grandes dificultades en la zona en la que vivimos, Sevilla: La escasez de escuelas infantiles con este tipo de ideal educativo (aunque en los últimos tres años se han construido varios proyectos, ¡afortunadamente!, y en ello seguimos creando…), y el coste, a nivel personal y económico, que llevan asociado estos proyectos.

En relación a este coste, como en todas las decisiones a tomar en familia, hablábamos de lo importante que es poner en una balanza nuestro ideal y nuestra realidad, con todas las circunstancias que nos rodean: Nuestro tiempo, nuestro trabajo, nuestra capacidad de movilidad, la distancia de las escuelas, nuestro presupuesto familiar… Y, como siempre, es cuestión de valorar, cuánto nos merece la pena este esfuerzo añadido; o cómo llevarlo, para que realmente, merezca la pena.

Y la tercera gran duda, ¿y en Primaria, qué…?

En Sevilla, de momento, no existen alternativas educativas en la enseñanza Primaria al modelo tradicional. Sin embargo, el número creciente de escuelas infantiles con modelos educativos alternativos, hace pensar que el cambio es posible… Desde la iniciativa privada, o cooperativa, o desde la petición popular a la escuela pública… Los caminos son variados, el objetivo es el mismo: Tener la posibilidad de continuar ofreciendo a nuestras familias una educación libre, de respeto hacia los procesos de aprendizaje, emocionales y personales; más allá de la educación no obligatoria de tres a seis años… Y sin tener que depender de la “suerte” de que te “toque” una maestra maravillosa y concienciada (que, afortunadamente, las hay, por supuesto… ¡gracias a todas ellas!).

En el siguiente encuentro, seguiremos ahondando en este tema, procurando resolver más dudas concretas sobre los modelos educativos alternativos; y veremos más detalladamente cuáles son las alternativas que en este momento se están moviendo, en cuanto a la continuidad de la educación libre en la etapa de Primaria, en Sevilla y provincia.

Os esperamos el martes 24 de enero, de cinco y media a siete y media, con más té calentito para combatir esta ola de gripe… Volviendo a disfrutar de nuestra compañía y seguir tejiendo con mimo este hilo, delicado y poderoso, de la crianza desde el corazón.

Pombo estará acompañando a nuestros y nuestras peques, en la sala de juego; en un entorno cuidado que ya forma parte también de nuestro grupo de crianza.

Si quieres unirte, escribe a anavuela@hotmail.com, e indica si te acompañaría alguno de tus hijos o hijas, y su edad.

Toda la información sobre el Grupo de Crianza y otras actividades relacionadas, así como mi contacto para un asesoramiento más personalizado, puedes encontrarla en amapsicologia.org

Abrazos con mimo,

Ana Martínez Acosta

Facilitadora del Grupo de Crianza

Encuentros de Diciembre: Gestión Emocional, recursos y herramientas.

Tercer y Cuarto Encuentros: Gestión Emocional II y Recursos para la solución de conflictos

En los encuentros de diciembre, hemos terminado de desenredar el complicado mapa de la “gestión emocional”, esto que, en realidad, engloba prácticamente todo lo que podamos hablar sobre crianza, y en general, sobre relaciones humanas.

Hemos compartido experiencias, buceado en lo que la “teoría” dice, desde diferentes ángulos; utilizado (o al menos intentado) el sentido común, el corazón y la imaginación… Y he aquí un resumen, a modo de guía, de lo que pudimos poner encima de la mesa de Caracoles.

Podemos hablar de tres momentos en la “gestión emocional”, o la resolución  de conflictos: Antes, durante y después (del conflicto, la dificultad, el bloqueo… ya sea de una persona adulta con una niña o niño; o entre peques)

Y para cada uno de esos momentos, podemos señalar trucos o recursos, que nos hagan la gestión de esos momentos complicados, algo menos complicados.

  1. Antes
  • Educación emocional: Nuestra propia gestión emocional, cómo resolvemos nuestros propios conflictos, y cómo vivimos, en general, nuestras emociones; parte de nuestras vivencias, nuestra educación, los mensajes que hemos recibido (y recibimos aún) de nuestra familia… Y esta forma de convivir con nuestras emociones, la transmitimos a nuestra prole, conscientemente, o no.

Tener una relación sana con nuestras emociones, tanto “negativas” como “positivas”, nos ayudará a sostener mejor las emociones de nuestras peques: Si nos permitimos sentir emoción, estamos siendo el modelo para que ellas también se lo permitan, y el mensaje que les damos, es: “Me siento ………, sí. Y está bien. Puedo sostenerlo, y al mismo tiempo, acompañarte.”

 

  • Material para jugar: Las emociones son un campo de exploración como otro cualquiera (la música, los colores, el agua, el propio cuerpo…), para nuestros peques. Si les dejamos jugar, explorar, probar, acertar, confundirse, volverlo a intentar… En un entorno seguro, como en cualquier otro campo; aprenderán a manejarlas, y a tener una relación sana con ellas: A identificarlas en ellos y en los demás, a sostenerlas, a expresarlas, y a canalizarlas de una forma constructiva.

Para ello, igual que con cualquier otro aprendizaje, necesitan tres cosas: Permiso, para equivocarse; Espacio, para explorar; y Material, para experimentar: Nuestro ejemplo, como vimos antes, es esencial. Pero también cuentos, historias, dibujos, fichas, “calendario de las emociones”,  muñecos, conversaciones… ¡Imaginación al poder!…

Y la seguridad de tenernos cerca, mientras nos necesiten, para prestarle la ayuda que requieran cuando las emociones, o los conflictos, se “compliquen” más allá de lo que estén preparados en ese momento para manejar.

  1. Durante:

Cuando el conflicto ya ha estallado (unas… ¿cien veces al día?), hay una máxima que podemos tener en la mente: CALMA…

Es la segunda de las “Siete Ces”: Conforman la actitud ideal que envía a las peques el mensaje más respetuoso y cariñoso, además de ayudarle a salir de la situación (ya sea con ella misma, o con alguien más).

  • El objetivo es ser ASAS para nuestra prole:
  • Acompañar
  • Sostener y
  • Ayudar a
  • Salir
  • … En la actitud de las “Siete Ces”:
  • Consciencia (de que está ocurriendo un conflicto)
  • Calma (esencial!)
  • Comprensión (de la situación, de la emoción, de nuestro hijo o hija, de sus motivos, de los nuestros…)
  • Consistencia (para que seamos esa “asa” que probablemente necesite, el mensaje es, “Estoy aquí”, en todas sus connotaciones: Límite, seguridad, amor, refugio…)
  • Coherencia (con nosotras mismas, con las “reglas” de casa, con lo que hemos dicho antes, con lo que estamos sintiendo, con lo que queremos o necesitamos…)
  • Corazón (estar conectadas con el amor hacia nuestr@s hij@s es la mejor manera de resolver un conflicto, sea el que sea)
  • … Y por último, Celebración. (Lo veremos en el punto 3.)
  • (Ya, pero… ¿Qué hago??) à Recursos:
  • “Lo pinto”. (Me encantó este recurso) “No, no lo tenemos… Pero mira, lo podemos pintar… ¿ves? ¿Qué te parece?”
  • El humor: A veces, reírnos de nosotros mismos funciona… desde el amor, ojo con caricaturizar…
  • Cantar. Sobre lo que ocurre, o cualquier otra cosa. Lo que funcione mejor…
  • Cosquillas: Un abrazo tenso, de contención de una actitud agresiva, por ejemplo, se puede transformar en una guerra de cosquillas… o de besos. ¡Excelente alquimia para la energía de una también!
  • “No, peeero, podemos hacer esto otro”
  • “¿Sabes qué pasa?…” Y se lo explicamos. Con nuestra mayor intención teatral. Y de mientras, ponemos el chaquetón, o salimos de casa, o sacamos el móvil del váter…
  • “¡Ah! Pero tú no sabes que…” Distracción, sorpresa. (Es importante asegurarnos que esto que digamos a continuación sea cierto… si no queremos que el conflicto sea aún mayor!)
  • “¿Sabes el cuento de ….., que no quería/ siempre quería …..?” Y le contamos la misma situación que estamos viviendo, con otros personajes. Hay versiones que recomiendan animales, o dejar el cuento/conflicto sin resolver (para promover que le busquen ellas la solución). Como nos salga y funcione, estará bien.
  • Abrazo de oso. Pueden patalear, llorar y gritar; a veces necesitan una contención firme y cariñosa, que les recuerde dónde está su cuerpo, el nuestro, y ese contacto les vuelva a conectar. Puede que tras unos minutos de abrazo, aflojemos la tensión, y entonces sean ellos los que se abracen a nosotras. Aprovechad y devolvédselo, con todo el amor. No hace falta, generalmente, hablar; no en ese momento…*
  • Salir. Físicamente, de la habitación. Poner distancia, a veces, es necesario, por nuestra propia tensión creciente. Mejor salir a tiempo, que perder el control. Respiramos, y volvemos, cuando estemos más cerca de las “Siete Ces”. Y para ellas, a veces, también puede ser un “respiro” tener la posibilidad de estar solos, y resolver por sí mismas el conflicto interior. *

*Estos dos últimos recursos, normalmente aplicados en situaciones más complicadas que los anteriores, requieren de una comprensión más minuciosa, y de un mayor cuidado al ponerlos en práctica. Si no lo veis claro, lo hablamos más.

  1. Después:
  • Celebrar. Si salió bien, por lo bien que salió. Y si salió mal, porque lo necesitamos más que nunca: A veces, cuando menos nos merecemos un abrazo, es cuando más lo necesitamos.

Es el momento de recordarles a nuestros hijos que los queremos por encima de todo, se “porten bien” o se “porten mal”; pase lo que pase.

Celebrar (con un abrazo, un postre especial, un cuento, un paseo, un baño agradable, un paseo…), sirve para alquimizar la energía potente y tensa de un conflicto, y transformarla en una energía amorosa y tranquila. De esta forma, la próxima vez que se avecine un conflicto, recordaremos esta última energía, y estaremos todos mejor predispuestos a sostener la situación, desde el amor y las “Siete Ces”.

  • Elaborar. Es el momento, una vez pasada la tormenta, de tomar lo ocurrido y usarlo para aprender: No sólo los peques, sino también las personas adultas implicadas en el conflicto.
    • Hablar: Pedir disculpas, explicar cómo nos hemos sentido, preguntar cómo están ellas, ver entre todos la forma de hacerlo mejor la próxima vez, o felicitarnos por lo bien que lo hemos resuelto esta vez. Normalmente, funciona mejor una charla breve: La mayoría de las veces, los peques pasan página, elaboran e integran muchísimo más rápido que nosotras; ¡cuidado con quedarnos “dando vueltas” a algo que ellos ya tienen claro!
    • Hacer teatro con marionetas o muñecos, “contarle” a una muñeca qué ha ocurrido… (delante de los peques, o con ellos participando también). La charla no tiene porqué ser directamente con los peques, a veces así resulta más suave y más eficaz.
    • Dibujar: Hacer viñetas con monigotes sencillos, es una forma excelente de reflejar emociones; y visualmente, los pequeños suelen captar mejor las ideas más complejas (sobre todo, las que implican carga emocional).

Hay veces, dependiendo de cómo fue el conflicto, de cómo estamos nosotras, de cómo están ellos… Que es mejor dejar esta fase de elaboración para más adelante: En un momento más tranquilo, o cuando estén más receptivos los peques; o nosotras mismas: Cuidado con nuestro estado de ánimo al abordar esta elaboración, el importante no hacerlo desde el reproche ni el enfado: Estamos, todos, aprendiendo. Se puede explicar con firmeza, pero no enfadadas. (No es lo ideal para estar bien predispuesto a aprender… Recordemos el permiso para equivocarnos). Podemos elaborar más adelante, cuando estemos todos de mejor ánimo.

En todo este tema de los conflictos, hemos abordado experiencias, situaciones y recursos que, por lo general, no tienen más (ni menos!) importancia que el crecimiento sano y natural de los niños, y de nosotras como madres y padres. Sin embargo, hay veces que los conflictos, rabietas, comportamientos agresivos… Son mensajes que nos envían nuestros peques para indicarnos que algo no va bien. Es el momento entonces de preguntarnos qué ocurre, cómo estamos nosotras, cómo está el ambiente en la familia, cómo están nuestros niños. Y si no lo vemos claro, siempre podemos pedir asesoramiento a personas especializadas en estos temas, que nos ayuden a seguir aprendiendo y retomar la armonía personal y familiar.

El martes 13 de enero, de cinco y media a siete y media, con té calentito para combatir este frío polar… Volveremos a reunirnos en la acogedora Casa Escuela Caracoles, (¡estrenando casa!);  para disfrutar de nuestra compañía y seguir tejiendo con mimo este hilo, delicado y poderoso, de la crianza desde el corazón.

Pombo estará acompañando a nuestros y nuestras peques, en la sala de juego; en un entorno cuidado que ya forma parte también de nuestro grupo de crianza.

Si quieres unirte, escribe a anavuela@hotmail.com, e indica si te acompañaría alguno de tus hijos o hijas, y su edad.

Toda la información sobre el Grupo de Crianza y otras actividades relacionadas, así como mi contacto para un asesoramiento más personalizado, puedes encontrarla en amapsicologia.org

¡Feliz Año Nuevo, lleno de Amor!

Ana Martínez Acosta

Facilitadora del Grupo de Crianza